31 mar. 2009

Kyrie Eleison (II)

En el Rito Romano

En la Misa, el coro canta los tres grupos de invocaciones inmediatamente después del Introito. Forman los comienzos de la parte coral del Ordinario. En el Gradual se proporcionan una gran variedad de Misas, cada una nombrada y caracterizada según el Kyrie con el cual comienza. Si bien cada Misa está designada para cada ocasión en particular (por ejemplo, fiestas solemnes, dobles, Misas de la Bendita Virgen María, etc.) no hay ninguna ley que impida usarlas sin considerar este ordenamiento. Por otra parte, salvo en las fiestas (que mantienen sus cantos muy simples), las diversas partes (Kyrie, Gloria, etc.) de las Misas pueden combinarse (hay que ver la rúbrica luego del cuarto Credo en el Gradual Vaticano). La nueva edición vaticana también brinda una serie de otros cantos, incluyendo once Kyries, ad libitum.

El Kyrie eleison (como todo el Ordinario y el propio del coro) también puede cantarse, ya que la música no va contra las reglas del "Motu proprio" del Papa San Pío X sobre música sacra (22 de noviembre de 1903). Mientras tanto, el celebrante, habiendo inciensado el altar y leído el Introito del lado de la Epístola, con las manos juntas recita el Kyrie, alternando con el diácono, el subdiácono y los servidores circundantes.

En la misa rezada, el celebrante, después del Introito viene al medio del altar y allí recita el Kyrie alternando con el servidor. De esta forma, el Kyrie es dicho en cada Misa, menos en el Sábado de Gloria y en la Misa de Vísperas de Pentecostés, en donde se cantan las profecías y la letanía. En estas ocasiones, los cantores terminan la letanía cantando las nueve invocaciones del Kyrie. Después de las oraciones al pie del altar, el celebrante se pone de pie e inciensa el altar, y al mismo tiempo entona el Gloria. Pero debería decir primero el Kyrie en voz baja para sí mismo.

Aparte de la Misa, el Kyrie aparece en reiteradas oportunidades en otros oficios del Rito Romano, siempre en la forma Kyrie Eleison, Christe Eleison, Kyrie Eleison (cada invocación una sola vez). Inicia las preces feriales en Laudes, Tercia, Sexta, Nona y Vísperas; comienza las preces en Prima y en Completas. Se canta después del Responsorium en los funerales, se recita en bodas y en muchas otras ocasiones para bendiciones y consagraciones. En estos casos generalmente precede al Padrenuestro. También inicia y termina la Letanía de los Santos. Como imitación de esto, siempre se coloca al inicio de otras varias letanías privadas que son imitaciones de la oficial.

En Otros Ritos

En primer lugar, la invocación Christe Eleison es puramente romana. Con una sola excepción, una interpolación romana en el Rito Mozárabe, no ocurre en ningún otro uso. Por supuesto que los usos medievales lo tienen: pero son nada más que ligeras modificaciones locales del rito romano, no son ritos diferentes. En la Misa Galicana (como la describe Germanus de París) tres muchachos cantan el Kyrie Eleison tres veces después del Trisagio que sigue a la Antífona en la entrada; luego sigue el Benedictus. Estos cantos representan el inicio de la Misa. Después del Evangelio y la Homilía, viene una letanía cantada por el diácono como la "synaptai" siria y bizantina. El pueblo responde en latín: Precamur te Domine, miserere; pero al final vienen tres Kyrie Eleison. El Rito Milanés muestra su origen galicano por su uso del Kyrie. Aquí también, la forma siempre es Kyrie Eleison tres veces (nunca Christe Eleison). Tiene lugar después del Gloria, que ha reemplazado el antiguo Trisagio, después del Evangelio, donde estaba la Letanía Galicana y después la Postcomunión, siempre dicha solamente por el celebrante.

También aparece a través de todos las dependencias milanesas, más o menos como en Roma, pero siempre en la forma de Kyrie Eleison tres veces. La Liturgia Mozárabe no conoce la forma en absoluto, excepto en un caso aislado. En la Misa de Difuntos, después de cantar el llamado Sacrificium (correspondiente al Ofertorio Romano) el celebrante dice Kyrie Eleison, y el coro responde Christe Eleison, Kyrie Eleison. Evidentemente esta es una interpolación romana.

Todos los ritos Orientales usan la forma Kyrie Eleison, constantemente. Es la respuesta usual de la gente del coro a cada cláusula de las diversas letanías cantadas por el diácono a lo largo de todo el servicio (variado, sin embargo, por el "paraschou Kyrie" y por una o dos jaculatorias similares).

También aparece otras muchas veces, por ejemplo, en el Rito Antioqueno: se canta doce veces; en Alejandría, tres veces justo antes de la Comunión. En el Rito Bizantino viene una y otra vez, casi siempre en la forma triple, entre la Troparia y las otras oraciones dichas por diversas gentes a lo largo del Oficio también como en la Liturgia.

Un lugar conspicuo de este rito es la despedida. En general puede decirse que ocurre más frecuentemente en la familia Sirio-Bizantina de Liturgias. En las liturgias siríacas se recita en griego, escrito con caracteres siríacos cirílicos, así también en las liturgias coptas (en caracteres griegos, por supuesto -casi todo el alfabeto copto es griego); y en el Rito Abisinio se escribe como "Kiralayeson". Los Nestorianos lo traducen al siríaco y los Armenios al idioma armenio. Todas las versiones del Rito Bizantino utilizado por las diversas Iglesias Ortodoxas o Católicas Orientales (Antiguo Eslavónico, Arabe, Rumano, etc.) también traducen Kyrie eleison.
Traducido de: New Advent (catholic encyclopedia)
véase el art. original en:
http://www.newadvent.org/cathen/08714a.htm

Mozart: Gran Misa en Do menor - Kyrie



Bach: Misa en Si menor - Kyrie
Gewandhausorchester LeipzigHerbert Blomstedt

Nota malita: en la traducción no he respetado todas las citas, que se encontraban en el texto original entre paréntesis. Se hacía muy denso, en mi opinión. Grazie!!! Ci vediamo!!!!

1 comentario:

Euterpe dijo...

Los Kyries que has puesto de ejemplo son nada menos que maravillosos: El de la Gran Misa en Do Menor de Mozart y el de la no menos magna Misa en Si Menor de Bach... Creo que si se escuchan estos dos fragmentos seguidos puede ocurrir algo... Es que nunca lo he probado, la verdad; he ido escuchando cada misa en su contexto, pero no así un Kyrie tras otro.