27 ago. 2008

Mstislav Rostropovich (1927-2007)




Rostropovich fue simplemente uno de los músicos más grandes que jamás hayan existido.

En términos del violonchelo, fue un coloso: muy probablemente el chelista más grande de todos los tiempos.

Aparte de su superlativa interpretación, Rostropovich tenía una perspectiva de futuro e inspiró una asombrosa cantidad de nuevas obras para violonchelo.

Compusieron para él Britten (cinco piezas), Shostakovich (dos conciertos), Prokofiev, Walton, Lutoslawski, Dutilleux, Khatchaturian, Penderecki (la lista parece interminable)...

Sería difícil mencionar a otro músico que haya estado cerca de igualarlo en su logro de crear un repertorio enteramente nuevo para su instrumento.

Escuché por primera vez a “Slava” Rostropovich cuando tenía 13 años. Había escuchado a otros chelistas antes, pero ninguno había tenido el mismo impacto en mí.

En 1964, brindó una serie de nueve conciertos en Londres, tocando 30 diferentes conciertos en solo cuatro semanas.

En el programa, Rostropovich escribió: “El chelo se ha convertido, en nuestros tiempos, en una tribuna, un orador, un héroe dramático”.

Esta fue una frase que me llegó profundamente, y fue Rostropovich sin dudas quien me inspiró para tomar el chelo como mi propia profesión.

Rostropovich tenía un magnetismo tan extraordinario como intérprete que a menudo recibía una ovación de pie antes que incluso hubiera empezado a tocar una sola nota.

Ninguno de los presentes en el Royal Albert Hall en agosto de 1968 podrá olvidar jamás su extraordinaria performance del concierto de Dvorak.

Era el día en que los tanques soviéticos habían entrado en Praga, y Rostropovich estaba interpretando el famoso concierto Checo con una orquesta soviética bajo la dirección de un soviético.

Muchas personas sentían que el concierto debía ser cancelado, pero él siguió adelante, con protestantes tanto dentro como fuera del salón.

La tensión era insoportable, y cuando Slava llegó al hermoso tema del violonchelo en el primer movimiento había lágrimas corriendo por sus mejillas.

A nadie en la sala le quedó ninguna duda sobre qué lado estaba su simpatía.

Cuando Rostropovich entraba en una sala, todo el mundo parecía energizarse. Su entusiasmo era maravillosamente contagioso.

Músicos, estadistas y la realeza, todos adoraban a Slava. Cuando el senador Edward Kennedy se enteró de sus problemas en la Unión Soviética, personalmente le pidió a Breznev que interviniera. Sorprendentemente, se le garantizó a Rostropovich una visa de dos años para “viajar por motivos artísticos”.

Cuando entrevisté a Rostropovich para este periódico en el año 2004, le pregunté si, dados sus contactos de alto nivel con políticos, nunca se había sentido tentado de entrar en la política.

Él respondió: “La gente comete un gran error al pensar que yo estoy interesado en la política. Estoy interesado en las personas. Al principio, yo era un muy buen ´ciudadano soviético´. Pero cuando me enteré de la difícil situación de Solzhenitsyn fui a verlo, y lo estaban tratando como un perro. Le ofrecí refugio, y allí comenzaron mis problemas”.

A menudo se ha dicho que el violonchelo es el instrumento más cercano a la voz humana, y Slava lo hacía “hablar” como ningún otro. El secreto está no solamente en su fraseo, sino también en su sonido. Rostropovich convencía a su audiencia con su violonchelo, y su sonido estaba lleno del aliento de Dios.

Traducido de: The greatest cellist of all time. Julian Lloyd Webber.
véase el art. original en:
http://www.telegraph.co.uk/news/uknews/1549864/
Sí, ya se que se me va la mano con los videos, pero tenganmé paciencia, soy fanática de Rostropovich!

Video 1: Suite para violonchelo no.5 (Preludio), de Bach. Mstislav Rostropovich.



Video 2: Rostropovich tocando, mientras caía el muro de Berlín.


Video 3: Una clase magistral: Kronberg Academy


Video 4: Kronberg Academy. In memory of Slava.

3 comentarios:

Toto dijo...

El gran "Slava" :D Mistislav Rostropovich!!! :) sin duda alguna uno de los cellistas que mas disfruto escuchar para pasar un buen rato de tranquilidad, incluso como director es muy bueno! :) te recomiendo el concierto de Shostakovich para Violin dirigido por este gran musico y ejecutado por Maxim Vengerov (quien no tiene la mejor tecnica, pero si un toque muy interesante y fuerte para esta obra) :) Que bueno es ver que sigas publicando Sara! y mas sobre grandes y geniales musicos como lo fue Slava :) lastima que lo perdimos hace tan poco tiempo. :) Espero que todo ande bien mi estimada Sara, es un placer pasar por aqui!
PD! no se te va la mano con los videos! a mi se me hace excelente por que tanto para los que conocemos poco como para los que inician en este arte e incluso hasta los mas conocedores, gozamos de ver videos con tan enormes y geniales musicos :)
Ciao ciao!!!

Sara dijo...

Toto! Qué gusto verte! Ya voy a buscar ese concierto que me decís, lo prometo. No te pierdas por estos lares, eh? Un beso enorme! Chaucito!

Julio Franco dijo...

Que buena entrada...Agradezco el esfuerzo de que puedas contarnos más sobre este prodigioso intérprete ruso, que ha elevado al violonchelo a su máxima expresión!... Desde Paraguay, saludos!