10 nov. 2008

Mozart: Pequeña Serenata Nocturna

Hay dos breves composiciones muy conocidas, que figuran entre las más extrañas y enigmáticas de Mozart: el Capricho musical para dos violines, viola, violonchelo y dos trompas (K.522) y la Pequeña Serenata Nocturna, para dos violines, viola, violonchelo y contrabajo (K.525), ambas del verano de 1787.

La primera es una sabrosa sátira de una composición burda, escrita por un presuntuoso aficionado y, además, ejecutada de pésima forma; Mozart se divierte mucho realizando este capricho, y lo hace con esa pericia que siempre sabe poner en todas las cosas que emprende, aunque sea en son de juego.

Mozart parece casi arrepentido de esta broma y, al cabo de unas pocas semanas, se pone a escribir en serio su Pequeña Serenata Nocturna (Eine Kleine Nachtmusik). No es una de las páginas más profundas de Mozart, pero es una composición en la que el músico se ha expresado con la más viva espontaneidad. Es una página de proporciones modestas, simplificada al máximo, y realizada en base a unas formas casi elementales.

Video: Eine Kleine Nachtmusik, Allegro (primer movimiento)

1 comentario:

basilio@notariabasilio.com dijo...

Esta inspiración que bajo a MOZART llena de energía vital, que es considerada como una de las producciones que hoy en día sirven como TERAPIA MUSICAL para ELEVAR EL ESPIRITU, Y ACERCARNOS A LO DIVINO.ES SIN LUGAR A DUDA, UNA DE LAS OBRAS MAS PRODIGIOSAS DE LA MUSICA CLASICA.